Cirugía de estrabismo

La operación de estrabismo es una de las alternativas de tratamiento de este problema oftalmológico. El estrabismo tiene dos posibles consecuencias, una consecuencia visual y una consecuencia estética.




La operación quirúrgica sólo es necesaria si una vez corregidos los defectos ópticos (con gafas) y la ambliopía (con parches o con cualquier otra opción) persiste la desviación ocular. En la cirugía del estrabismo se operan los músculos oculomotores o músculos extrínsecos del globo ocular, que son los seis músculos encargados de mover el globo ocular. La intervención consiste en reforzar o debilitar cada uno de estos músculos que suelen ser los responsables de que el ojo se desvíe.


La cirugía se efectúa por fuera de los ojos y el número de músculos sobre los que se actúa dependerá del tipo de estrabismo y de la desviación.

Para la realización de la intervención resulta de especial interés registrar con total exactitud las desviaciones oculares. Para ello, y desde hace relativamente poco tiempo, se emplean dos modernos métodos: la videoculografía y la nistagmografía.

Entradas relacionadas

Ver todo