Ojos Secos



Los ojos secos son una afección bastante frecuente, se presenta cuando las lágrimas son incapaces de mantener los ojos lubricados de manera correcta. Puedes tener ojos rojos si no produces suficientes lágrimas o si produces lágrimas de baja calidad. Esto puede hacer que sienta incomodidad en los ojos y, en algunos casos, también puede causar problemas de visión.


Es importante que consideres que hay situaciones donde es normal sentir los ojos secos, por ejemplo, en avión, en una habitación con aire acondicionado, mientras andas en bicicleta o después de mirar la pantalla de la computadora durante algunas horas. Si la sensación persiste, es recomendable que visites un especialista que te ayude a tratar los síntomas y las causas.

Existen diferentes tipos de ojo seco que es importante determinar correctamente mediante un examen oftalmológico exhaustivo y pruebas diagnósticas específicas, ya que de una exploración experta dependerá una orientación individualizada y, con ello, un tratamiento a medida y eficaz.

  • Acuodeficiente: disminución de la producción de lágrima, generalmente del componente acuoso. Los casos más severos se asocian al síndrome de Sjögren.

  • Evaporativo: evaporación rápida de la lágrima. Es el motivo más frecuente, causado principalmente por la disfunción de las glándulas de Meibomio.

  • Inflamatorio: inflamación clínica o sublínica que está presente en la mayoría de pacientes con ojo seco.

  • Neurotrófico: déficit en la inervación de la córnea, lo que limita la secreción de lágrima y la regeneración de la superficie ocular.

  • Neuropático: alteración en la inervación de la córnea cuya causa y mecanismo todavía se desconoce y que se caracteriza por una gran intensidad de síntomas, con una exploración ocular dentro de la normalidad o con mínimas alteraciones.

Síntomas


Los signos y síntomas, que suelen afectar ambos ojos, pueden incluir los siguientes:

  • Una sensación de pinchazo, ardor o picazón en los ojos

  • Mucosidad viscosa en los ojos o alrededor de estos

  • Sensibilidad a la luz

  • Enrojecimiento de los ojos

  • La sensación de que tienes algo en los ojos

  • Dificultad para usar lentes de contacto

  • Dificultad para conducir de noche

  • Ojos llorosos, que es la respuesta del cuerpo a la irritación de la sequedad ocular

  • Visión borrosa o fatiga ocular

Causas

  • Envejecimiento. El ojo seco tiende a afectar a las personas mayores de 50 años porque la producción de lágrimas disminuye con la edad

  • Medicamentos. Algunos compuestos presentes en antihistamínicos, antidepresivos, diuréticos y betabloqueantes que se usan para tratar la hipertensión pueden modificar la composición de las lágrimas y reducir la producción de mucosidad y contribuir al ojo seco crónico.

  • Uso de la computadora. Mirar fijamente una pantalla de computadora puede afectar tus lágrimas y provocar sequedad en los ojos. Esto se debe a que parpadeas con mejor frecuencia y como resultado, tus lágrimas se evaporan con mayor rapidez.

  • Cirugía láser. Un efecto secundario común de estos procedimientos son los ojos secos, algunas personas comienzan a experimentar ojos secos después de la. Este tipo de ojos secos suele ser temporal, y se resuelve después de unos días o semanas.

  • Menopausia. Las hormonas pueden desempeñar un papel en los ojos secos. Algunas mujeres experimentan síntomas de ojo seco durante el embarazo, la menopausia o al usar píldoras anticonceptivas. Las hormonas estimulan la producción de lágrimas, por lo que un desequilibrio puede reducir su producción.

  • Alimentación. La vitamina A favorece la salud de los ojos. Los alimentos ricos en vitamina A incluyen huevos, zanahorias, pescado, espinacas, brócoli y pimientos. Una dieta baja en alimentos que contienen esta vitamina puede provocar sequedad en los ojos y otras deficiencias de la visión, como ceguera nocturna.

  • Síndrome de Sjögren. El síndrome de Sjögren es un trastorno autoinmune que hace que los glóbulos blancos ataquen las glándulas salivales y lagrimales, reduciendo la producción de lágrimas.

  • Otras afecciones autoinmunes. Además de otros síntomas, muchas afecciones autoinmunes como la artritis, el lupus y la diabetes también pueden provocar una producción de lágrimas deficiente o insuficiente.

  • Blefaritis. Se desarrolla cuando pequeñas glándulas sebáceas en el párpado interno se obstruyen e inflaman. Junto con los ojos secos, podrías tener escamas aceitosas alrededor de las pestañas.

  • Deshidratación leve. En ocasiones, el ojo seco es el resultado de la deshidratación, o de no beber suficientes líquidos. Otros síntomas de deshidratación incluyen orina oscura, falta de energía, mareos, ritmo cardíaco acelerado y falta de micción.

  • Factores ambientales. La baja humedad, la exposición prolongada al viento o a sustancias irritantes como el humo pueden contribuir a que se resequen los ojos, en la mayoría de los casos es suficiente con protegerse para que los síntomas pasen.

  • Lentes de contacto. El uso prolongado de lentes de contacto es otro factor de riesgo para la sequedad crónica en los ojos. Esto se debe a que algunos lentes obstruyen el oxígeno a la córnea.

Consejos para combatir el ojo seco


Salvo casos muy particulares vivir con ojos secos no pasa de ser una molestia con la que tienes que lidiar de manera cotidiana, para estos casos hay una serie de medidas que pueden ayudar a aliviar algunos de sus síntomas.

  • El uso de lágrimas artificiales, que se pueden adquirir sin prescripción médica. Normalmente, se pueden administrar tantas veces como sea necesario

  • La aplicación de geles lubricantes, algo más espesos que las lágrimas artificiales. Sin embargo, al ser más espesos pueden emborronar la visión, por lo que se recomienda aplicarlos a la hora de ir a dormir.

  • Evitar los movimientos de aire, ya sean los naturales del entorno exterior, como puede ser el viento, o los provocados por aparatos como los ventiladores o los secadores de pelo, puesto que pueden secar más los ojos.

  • El uso de humidificadores. Los aires acondicionados y la calefacción pueden producir más sequedad, por lo cual el uso de humidificadores puede reducir la sequedad del ambiente y aliviar un poco los síntomas.

  • Si leer o ver la televisión agrava los síntomas de la sequedad, hay que hacer pausas para descansar los ojos y parpadear con más frecuencia para recuperar la humedad perdida.

  • Evitar el humo del tabaco. Las razones para mantenerse alejado del tabaco son incontables, y una de ellas es que puede irritar los ojos secos y, de hecho, es uno de los factores que aumenta el riesgo de sufrir esta afección.

  • La aplicación de compresas calientes sobre los ojos y la limpieza suave de los párpados con jabones específicos puede ayudar a liberar el aceite que se acumula en las glándulas de los párpados, cosa que puede mejorar la calidad de las lágrimas.

  • Incluir suplementos de ácido graso omega-3 a la dieta puede aliviar, en algunos casos, los síntomas de la sequedad ocular. Este componente se puede encontrar de manera natural en el pescado azul (salmón, sardinas, anchoas) y en las semillas de lino.

Fuentes


Pineda S. (2021). 15 causas del ojo seco y cómo tratarlo. Extraído de https://www.healthline.com/health/es/causas-del-ojo-seco#lentes-de-contacto


Jürgens I (2019). Ocho consejos para combatir el ojo seco. Extraído de https://icrcat.com/ocho-consejos-para-combatir-el-ojo-seco/


Instituto de Microcirugía Ocular (s.r.). Ojo seco. Extraído de https://www.imo.es/es/ojo-seco


National Eye Institute (2022). Síndrome del ojo seco. Extraído de https://www.nei.nih.gov/espanol/aprenda-sobre-la-salud-ocular/enfermedades-y-afecciones-de-los-ojos/sindrome-del-ojo-seco


Mayo Clinic (s.r.) Ojos secos. Extraído de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/dry-eyes/symptoms-causes/syc-20371863

Entradas relacionadas

Ver todo