Consejos simples para tener ojos sanos


Cuidar de tus ojos adecuadamente no requiere de un esfuerzo extraordinario, pequeñas acciones diarias pueden ayudar a protegerlos y mejorar su salud para que disfrutes de una buena visión por mucho tiempo. A continuación te comparto algunos consejos que te pueden ser útiles en esta tarea.


1. Acude al oftalmólogo al menos una vez al año.


Los chequeos regulares pueden ayudar a diagnosticar problemas de visión, muchas veces desconocidas por los pacientes, y así prescribir los antojos o lentes de contactos necesarios para corregirlos. También es importante recordar que muchas enfermedades comunes de los ojos como el glaucoma, la enfermedad diabética del ojo y la degeneración macular relacionada con la edad muchas veces no presentan signos de aviso.


Se sugiere que el examen de la vista sea completo e incluso con las pupilas dilatadas, esto permite detectar cualquier anomalía o problema, y así poner solución, ya que agranda la pupila y permite que entre más luz al ojo.


Es importante que ante cualquier molestia o dolor acudas a tu oftalmólogo lo antes posible y en caso de que en tu familia exista un historial de enfermedades de los ojos, acudas con mayor frecuencia a tus consultas, puesto que muchas de estas son hereditarias


2. La alimentación es la clave de una vida saludable



Aunque no parezca, la calidad de los alimentos que ingerimos impacta directamente en nuestra calidad de vida y en el funcionamiento de nuestro organismo, por lo que los ojos nos son la excepción.


Seguir una dieta rica en frutas y vegetales, particularmente los de hojas verdes oscuras como las espinacas, la col y la col morada. Las investigaciones también han demostrado que hay beneficios para la salud de los ojos al comer pescados altos en ácidos grasos omega-3 como el salmón, el atún y el mero.


Las verduras y frutas cargadas de vitaminas A y C: zanahorias, arándanos, frutos rojos… y los alimentos con magnesio como los frutos secos, algunos cereales, etc., también ayudan a mantener una buena visión.


Estar en sobrepeso u obeso aumenta su riesgo de desarrollar diabetes y otras condiciones sistémicas, que pueden llevar a una pérdida de visión, como la enfermedad diabética del ojo o el glaucoma. Si usted está teniendo problemas para mantener un peso saludable, hable con su médico.


3. Buena alimentación + Ejercicio = Buena salud



Acompañar tu dieta balanceada con ejercicio regular puede ayudar a prevenir enfermedades como la diabetes. Al hacer al menos 30 minutos de ejercicio, tres veces por semana, puedes reducir las probabilidades de desarrollar enfermedades oculares graves, como el glaucoma y la degeneración macular.


4. No a los cigarros



Fumar es igual malo para todo tu organismo, por lo que tus ojos no están exentos de las consecuencias de esta adicción. Investigaciones han relacionado fumar con un aumento en el riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad, catarata y daño en el nervio óptico. Todos estos padecimientos pueden ocasionar ceguera permanente. La mayoría de los lentes de protección de los ojos están hechos de policarbonato que es 10 veces más fuerte que otros plásticos.


5. Usa los lentes adecuados para cada ocasión



Tus ojos necesitan más protección de lo que crees, simplemente por estar al aire libre tu cuerpo recibe dosis constante de rayo UV, lo cual a largo plazo puede tener consecuencias negativas.


Así como cuidas tu piel con protectores solares, es recomendable que siempre que salgas y el sol esté brillando uses lentes de sol que ayuden a bloquear del 99 al 100 por ciento de la radiación UV-A y UV-B.


La protección durante la juventud puede ayudar a prevenir la pérdida de la vista en los años posteriores. La exposición a los rayos UV se ha relacionado con las cataratas, la degeneración macular, la pinguécula y el pterigión, que son condiciones perjudiciales para los ojos.


Si bien parece obvió, evita a toda costa mirar directamente al sol aunque estés usando unos lentes con protección UV. Los rayos del sol son muy poderosos y pueden dañar las partes sensibles de la retina si se exponen a la luz del sol


Si practicas un deporte o realizas trabajos peligrosos, es importe que protejas tus ojos con el equipo necesario, esto incluye anteojos y gafas de seguridad, pantallas faciales y protectores oculares diseñados especialmente para proveer la protección adecuada para cada actividad.


6. Tómate un break.



Si tu trabajo te tiene pegado a una pantalla o con la vista fija en cualquier otro objeto, es importante que te tomes descansos periódicos para evitar que tu vista se fatigue, para hacerlo puedes poner en práctica la regla 20-20-20 que consiste en mirar a 20 pies de distancia, por 20 segundos, cada 20 minutos.


Lo más adecuado es mantener una distancia de entre 50 y 70 cm del objeto que vamos a tener enfrente durante un largo período de tiempo. En el caso de la pantalla de la computadora, esta debe colocarse a la misma altura de tus ojos para no forzar la mirada hacia arriba o hacia abajo.


Es importante también evitar la luz directa en nuestros ojos, los reflejos y las sombras durante largos periodos de tiempo, en la oficina, por ejemplo, pueden afectar tu visión a largo plazo. Los expertos recomiendan trabajar en espacios con grandes ventanas, en los que entre la luz natural, además de una luz más fuerte que enfoque el objeto de trabajo.


Por último, no olvides dormir adecuadamente, el sueño inadecuado puede contribuir a la fatiga ocular. Los síntomas de la fatiga ocular incluyen irritación en los ojos, dificultad para enfocar, sequedad o exceso de lágrimas, visión borrosa o doble, sensibilidad a la luz o dolor en el cuello, en los hombros o en la espalda. Asegúrate de dormir lo suficiente todas las noches para prevenir la fatiga ocular. Los adultos necesitan dormir de 7 a 8 horas todas las noches


7. Mantén tus ojos hidratados



Es normal que en ocasiones nuestros ojos enrojezcan y nos piquen, ya sea después de una larga jornada frente al ordenador, porque nos ha entrado agua en la ducha, etc. Tener siempre a mano un colirio de lágrimas artificiales recetadas por un oftalmólogo nos aliviará y rehidratará nuestros ojos.

8. Quítate el maquillaje de los ojos al final del día



Si usas maquillaje dedica un tiempo para quitártelo al final del día, ya que si e duermes sin quitarte el rímel o el delineador, te puede entrar en los ojos y causar irritación, también se te pueden obstruir los poros alrededor de los ojos, lo que puede ocasionar orzuelos. Un orzuelo grave puede requerir antibióticos o incluso podría ser necesario que un médico lo quite.


9. Quítate los lentes de contacto al final del día



Parece obvio, pero si usas lentes de contacto te los debes de quitar todas las noches y evitar usarlos por más de 19 horas. El uso prolongado de los lentes de contacto puede causar daños permanentes a la visión e incomodidad extrema en los ojos. Nunca duermas con los lentes de contacto puestos, a menos que el oftalmólogo te indique específicamente que lo hagas.


Los ojos necesitan un suministro regular de oxígeno y los lentes bloquean el flujo de oxígeno en los ojos, sobre todo mientras duermes, por lo que los médicos recomiendan darles a los ojos un descanso normal de los lentes de contacto durante la noche.


Para evitar el riesgo de infección, siempre lava tus manos bien antes de ponerte o quitarte tus lentes de contacto. Asegúrete de desinfectar los lentes de contacto según las instrucciones y de reemplazarlos según sea apropiado.

Fuentes


National Eye Institute (2022). Consejos simples para tener ojos sanos. Extraído desde https://www.nei.nih.gov/learn-about-eye-health/en-espanolx/ojos-sanos/consejos-simples-para-tener-ojos-sanos


Hospital CIMA (s.r.). 10 Consejos para cuidar tu vista por El Día Mundial de la Visión. Extraído desde https://www.hospitalcima.es/es/actualidad/63/10-consejos-para-cuidar-tu-vista-por-el-dia-mundial-de-la-vision


COFCA (2019). Buenos hábitos para cuidar tus ojos. Extraído desde https://cofca.com/buenos-habitos-para-cuidar-tus-ojos/

Entradas relacionadas

Ver todo