Conjuntivitis


La conjuntivitis es una inflamación o una infección en la membrana transparente (conjuntiva) que recubre el párpado y la parte blanca del globo ocular. Cuando los pequeños vasos sanguíneos de la conjuntiva se inflaman, se hacen más visibles. Esto es lo que hace que la parte blanca del ojo se torne rojiza o de color rosa.


Algunos de sus síntomas más comunes son:

  • Ojos rojos

  • Picazón y comezón

  • Sensación arenosa

  • Secreción por la noche que puede formar costras

  • Lagrimeo

  • Párpados hinchados

  • Sensibilidad a la luz

Esta enfermedad puede ser molesta, sin embargo, rara vez es considerada seria y casi nunca afecta la visión de manera permanente.


Las principales causas de esta enfermedad suelen ser virus, bacterias o incluso reacciones alérgicas, por lo cual sus características y tratamiento pueden variar.


Conjuntivitis bacteriana


Como su nombre lo indica, este tipo de conjuntivitis es causado por bacterias, las cuales pueden ser propias o provenientes de otra persona infectada. Algunas de las baterías que pueden causar conjuntivitis incluyen:

  • Haemophilus influenzae

  • Streptococcus pneumoniae

  • Moraxella catarrhalis

  • Chlamydia trachomatis

  • Staphylococcus aureus

  • Moraxella lacunata

  • Neisseria gonorrhea

  • Neisseria meningitides


Este tipo de enfermedad no presenta síntomas inusuales, excepto por visión borrosa de manera ocasional y debido principalmente a las secreciones, tampoco presenta dolor importante.


El tratamiento se hace con antibióticos de amplio espectro en colirio o en pomada. Además, deben eliminarse las costras y secreciones mediante lavados oculares con suero fisiológico.


En los casos graves o resistentes al tratamiento, o en caso de que se dé un deterioro en la visión, conviene contactar a tu médico, aunque se esté siguiendo el tratamiento correctamente.


Conjuntivitis viral


Esta enfermedad es causada por virus y es altamente contagiosa, ya que se propagan por contacto de las manos con los ojos u otros objetos contaminados con lágrimas, secreciones del ojo, heces o secreciones respiratorias infectadas, también se puede propagar a través de gotas grandes de las vías respiratorias.


Dado su alto nivel de contagiosidad, es recomendable que las personas contagiadas no interactúen con otras personas sanas y además practiquen medidas de higiene adicionales como el lavado frecuente de manos y el uso de toallas y objetos diferentes.

Los siguientes virus pueden causar conjuntivitis virales:

  • Adenovirus

  • Virus de la rubéola

  • Virus del sarampión

  • Virus del herpes, que incluyen:

  • Virus del herpes simple

  • Virus del herpes zóster, que también causa la varicela y la culebrilla

  • Virus de Epstein-Barr, que también causa la mononucleosis infecciosa

  • Los picornavirus

La mayoría de estos episodios son autolimitados y no requieren de un tratamiento, especial, salvo que sean aquellas causadas por los virus del herpes simple o de la varicela-zóster.


Según la causa de la conjuntivitis viral, algunos pacientes pueden presentar síntomas o afecciones adicionales, tales como:

  • Resfriado común, influenza u otra infección respiratoria.

  • Queratoconjuntivitis

  • Conjuntivitis hemorrágica aguda.

  • Sarpullido, fiebre y tos.

La conjuntivitis alérgica


A veces, tener una reacción alérgica al polen o a animales puede causar conjuntivitis. Además, puede ser causada por la irritación del humo del cigarrillo, las emisiones de autos, el cloro de una piscina u otras sustancias tóxicas. El síntoma principal de la conjuntivitis alérgica es comezón en los ojos. También puede sufrir ojos rojos, ardor, lagrimeo y párpados hinchados. La conjuntivitis alérgica no es contagiosa.


Prevención


Ya que algunas conjuntivitis son contagiosas, se recomienda lo siguiente:

  • Usar una toalla limpia siempre te laves la cara.

  • Lavarse las manos frecuentemente y después de actividades como comer, ir al baño o después de estornudar o toser.

  • No tocarse los ojos.

  • No usar maquillaje mientras tiene infectado los ojos.

  • Cambiar el maquillaje si tiene una infección en los ojos.

  • No compartir el maquillaje u otros productos de uso personal con otros.

  • Limpiar los lentes de contacto exactamente cómo se lo recomienda el oftalmólogo.

Entradas relacionadas

Ver todo