Blefaroplastia



Este procedimiento es conocido también como cirugía de párpado y consiste en extraer el exceso de piel, grasa e incluso músculo que se encuentran ubicados tanto el párpado superior como el interior.


A medida que envejecemos, los párpados se estiran y los músculos que los sostienen se debilitan. En consecuencia, se puede acumular un exceso de grasa arriba y abajo de los párpados. Esto provoca cejas flácidas, párpados superiores caídos y bolsas debajo de los ojos.


Si bien este procedimiento pudiera parecer de cárter únicamente estético, ya que la flacidez en el área puede causar una imagen de cansancio y vejez, hay ocasiones en que puede reducir la visión lateral, especialmente en las partes superior y externa del campo visual. La cirugía también puede lograr que los ojos parezcan más jóvenes y alerta.


En el aspecto estético, este procedimiento puede ayudar a corregir la separación de los párpados superiores y las bolsas de la parte inferior de los ojos, sin embargo, no elimina las arrugas o llamadas "patas de gallo", casi no elimina los círculos oscuros por debajo de los ojos y no levanta las cejas caídas.


Por qué se realiza


La blefaroplastia podría ser una opción para lo siguiente:

  • Bolsas o flacidez en los párpados superiores.

  • Exceso de piel en los párpados superiores que bloquea parcialmente la visión periférica.

  • Exceso de piel en los párpados inferiores.

  • Bolsas debajo de los ojos.

Riesgos asociados


Algunos factores de riesgo que te pueden descartar como candidato a la Blefaroplastia:

  • Diabetes

  • Ojo seco o producción insuficiente de lágrimas

  • Enfermedades cardíacas o trastornos vasculares

  • Presión arterial alta u otros trastornos circulatorios

  • Problemas tiroideos, tales como hipotiroidismo

  • Enfermedad de Graves

Si bien es poco probable que se presenten complicaciones derivadas de este procedimiento, debes tener en cuanta que siempre hay riesgos asociados con la anestesia y cualquier tipo de intervención quirúrgica, algunos de ellos pueden ser:

  • Reacciones a los medicamentos

  • Sangrado, coágulos de sangre, infección

  • Daño al ojo o pérdida de la visión (poco frecuente)

  • Dificultad para cerrar los ojos al dormir (en pocas ocasiones es permanente)

  • Visión borrosa o doble

  • Ojos secos

  • Hinchazón temporal de los párpados

  • Pequeñas manchas blancas después de que los puntos son retirados

  • Cicatrización lenta

  • Curación o cicatrización desigual

  • Los párpados pueden no coincidir

Cómo prepararse para la blefaroplastia

El primer paso es acudir con uno o varios profesionales de la salud, entre los cuales puede estar un oftalmólogo, un cirujano plástico o un oftalmólogo que se especialice en cirugía plástica alrededor de los ojos. Él o ellos harán analizarán tus antecedentes médicos y pueden hacer preguntas relacionadas con:

  • Afecciones anteriores o actuales, como ojos secos, glaucoma, alergias, problemas circulatorios, problemas de tiroides y diabetes.

  • Consumo de medicamentos, vitaminas, suplementos herbarios, alcohol, tabaco y drogas ilícitas.

Antes de la cirugía de párpados, probablemente te harán un examen físico y lo siguiente:

  • Examen de la vista completo. Esto podría incluir una prueba de la producción de lágrimas y medición de partes de los párpados.

  • Prueba de campo visual. Es para ver si hay puntos ciegos en las esquinas de los ojos.

  • Fotografías de los párpados. Las fotografías desde distintos ángulos ayudan con la planificación de la cirugía.

Otras precauciones a tomar antes del procedimiento incluye:

  • Dejar de tomar Warfarina, Aspirina, Ibuprofeno, Naproxeno sódico y otros medicamentos o suplementos herbarios que puedan aumentar el sangrado.

  • Deja de fumar varias semanas antes de la cirugía, ya que hacerlo puede reducir la capacidad de cicatrización después de la cirugía.

Durante el procedimiento

La blefaroplastia se hace en quirófano, por lo que es necesario acudir a una clínica u hospital. Normalmente, no es necesario permanecer en la clínica más que unas horas tras la cirugía. La intervención suele durar entre 1 y 3 horas, dependiendo si se hará en los cuatro párpados o se realizaran otros procedimientos cosméticos.

Si se van a realizar los cuatro párpados, generalmente se empieza por los superiores. La mayoría de las veces las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los inferiores; en algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo. A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. Las incisiones se cierran con suturas muy finas.


En otros casos, en pacientes jóvenes en los que solo hay exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores; la incisión se coloca en el interior del párpado inferior, no dejando cicatriz visible.

Después del procedimiento

Después de la cirugía, pasarás un tiempo en la sala de recuperación, normalmente el alta se da unas horas después del procedimiento para que puedas recuperarte en tu hogar.


Después de la cirugía, podrías tener por un tiempo:

  • Visión borrosa debido al ungüento lubricante que se te aplicó en los ojos

  • Ojos llorosos

  • Sensibilidad a la luz

  • Visión doble

  • Párpados entumecidos.

  • Hinchazón y moretones similares a tener un "ojo negro”

  • Dolor o molestia

Para aminorar estas molestias puedes seguir las siguientes medidas, salvo que el cirujano te dé instrucciones diferentes:

  • Usa compresas de hielo en los ojos durante 10 minutos cada hora la noche después de la cirugía. Al día siguiente, usa compresas de hielo en los ojos de 4 a 5 veces durante todo el día.

  • Usa gotas o ungüentos para los ojos de venta con receta.

  • Duerme con la cabeza elevada por encima del nivel del pecho por algunos días.

  • Aplica compresas frías para reducir la hinchazón.

  • Usa gafas de sol oscuras para proteger la piel de los párpados del sol y del viento.

  • De ser necesario, toma algún analgésico para reducir el dolor.

Lo que debes evitar a toda costa durante la recuperación de tu cirugía es:

  • Ejercicios extenuantes durante una semana: levantar cosas pesadas, nadar, trotar o hacer gimnasia aeróbica.

  • Fumar

  • Tallarte los ojos

  • Usar lentes de contacto

  • Evitar medicamentos que puedan aumentar el riesgo de sangrado

Los resultados

Los resultados asociados con este procedimiento tiene mucho que ver con el aspecto y la confianza ganada por los pacientes, ya que en la mayoría de los casos se sienten más jóvenes y se ven más descansados, en los casos donde aplica, los pacientes recuperaran su visión periférica y mejoraran de manera significativa su calidad de vida.

En algunos casos, los resultados de la cirugía pueden durar toda la vida y otros más durar por mucho tiempo.

Es importante que sepas que los moretones y la hinchazón suelen disminuir lentamente dentro de 10 a 14 días. Las cicatrices de los cortes quirúrgicos podrían tardar meses en desaparecer. Procura proteger la piel delicada de los párpados contra la exposición solar.


Fuentes

American Society of Plastic Surgeons. (s.r.). Cirugía del Párpado. Recuperado de https://www.plasticsurgery.org/ cosmetic-procedures/cirug%C3%ADa-del-p%C3%A1rpado

IMO (s.r.) Blefaroplastia. Recuperado de https://www.imo.es/ es/enfermedades-de-los-ojos/tratamientos/blefaroplastia

Tang H. (2021). Cirugía de párpados. Recuperado de https:// medlineplus.gov/spanish/ency/article/002977.htm

Mayo Clinic (s.r.). Blefaroplastia. Recuperado de https:// www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/blepharoplasty/ about/pac-20385174

Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (s.r.). Cirugía de los párpados. Recuperado de https://secpre.org/cirugia-de-los-parpados

Entradas relacionadas

Ver todo